2 jul. 2012

X-Factor 3


Referencias:
X-Factor v2, 3. Pecados originales: David, Davidson, Lupacchino y De Landro, 16.95euros. Formato tomo. 216 páginas

Me vuelvo a poner a los pies de Peter David. La continuación de la serie se da de forma extraordinaria con dos arcos argumentales realmente interesantes y un final que deja al lector con ganas de saber qué narices ocurre después.
La primera historia está protagonizada por Rahne y su hijo. El bebé está a punto de nacer y fuerzas místicas luchan por hacerse con él (una mezcla entre dios y mutante es de traca, obviamente) viéndose los miembros de X-Factor en medio de todo el follón. La tensión revela grietas en el equipo que tendrán su importancia. El beso de Guido a Monet o los problemas que comienzan a tener Shattered Star y Ríctor con Layla como centro tienen pinta de marcar diferencias. La cría nace y se revela como una bestia (de hecho nace por la boca, muy desagradable todo) que Rahne rechaza... y esa es la última vez que la vemos.
El segundo arco argumental comienza con el asesinato de la mujer que vive actualmente en la casa en la que Madrox creció. Finalmente todo se acaba liando en un tema de demonios y demás y termina con dos conclusiones; por una parte la consecuencia de la vuelta a la vida de Guido gracias a Layla. El peso pesado de X-Factor no tiene alma, así que veremos qué ocurrirá con eso. Por otra parte, en pleno combate con el villano de turno, Jamie Madrox muere. Sí, eso. Posteriormente, para sorpresa del difunto, Jamie aparece en una especie de realidad alternativa en una habitación de hotel en la que un duplo suyo vestido de traje de chaqueta yace muerto al lado de una Layla con traje de boda. Todo parece indicar que ha sido la hija (salió niña) de Rahne...

No hay comentarios:

Publicar un comentario