8 jul. 2012

The Amazing Spider-Man

Año: 2012

Duración: 136 minutos

Director: Marc Webb

Guionistas: Steve Kloves, James Vanderbilt, Alvin Sargent (Personajes: Stan Lee, Steve Ditko)

Reparto: Andrew Garfield, Emma Stone, Rhys Ifans, Sally Field, Martin Sheen, Denis Leary, Campbell Scott, Embeth Davidtz, Irrfan Khan, C. Thomas Howell, Stan Lee

Sinopsis: Como la mayoría de los adolescentes de su edad, Peter está intentando descubrir quién es y cómo ha llegado a ser lo que es. En su viaje para atar los cabos de su pasado descubre un secreto que guardaba su padre, un secreto que finalmente dará forma a su destino como Spiderman. (FILMAFFINITY)

Comentarios: Pese a la castaña monumental que prometía ser, no resultó estar del todo mal.
Es una película entretenida con algunos puntos positivos y otros negativos.
Entre los primeros están la aparición y la caracterización de Gwen Stacy, realmente fiel al personaje en papel. La actualización de la estética del personaje también se agradece, así como el cambio de villano eligiendo a Lagarto en lugar de alguno más obvio que ya se utilizó, aunque las motivaciones del que nos ocupa no terminen de estar del todo claras en ningún momento al estilo de "yo soy villano por que el mundo me ha hecho así" (ponedle la melodía de turno). La aparición de Stan Lee (¡SPOILER!) es la más divertida de todas las que ha hecho hasta la fecha, creo. Otro punto positivo, y sé que igual no todo el mundo está de acuerdo, es que la película de Spiderman como tal empieza un buen rato después del principio de la cinta. En los primeros instantes tenemos la historia de un chaval que se siente solo y que, para mi, es más Peter Parker que el que interpretó Tobey.
Como puntos negativos hay unos cuantos entre los que destacaría la jodida manía de los guionistas y directores de películas arácnidas de quitarle la máscara al héroe a la mínima. La identidad secreta es precisamente uno de los pilares del concepto del personaje y que, de buenas a primeras, suelte un "oye, chata, que soy Spiderman" es para echarse las manos a la cabeza. También es mosqueante que, una vez empieza todo el tema de la picadura, la muerte de Ben y todo lo demás sea un calco de lo que ya hemos visto. El problema aquí es si se podría haber hecho de alguna manera. Para el fan del personaje creo que no. De hecho ya he leído críticas por no poner la mítica frase de "un gran poder conlleva una gran responsabilidad" que no se puso precisamente para que la escena no fuese igual que la de la primera película de Raimi. De cualquier manera el mayor fallo que he encontrado ha sido la falta de conexión (obvia por temas de derechos y productoras) con el resto de películas del Universo Marvel. La baza que tienen estas películas con respecto a las de DC es que forman parte de un todo culminado con los Vengadores y ver que nos ponen a un personaje de Marvel que no tiene relación con los demás quita gracia a la historia.
Acerca de la escena final de créditos estoy igual de indeciso que todos los que la han visto. Puede ser Norman Osborn, puede ser Electro (por el rollo de los relámpagos, aunque no creo) y, nada más verla, se me ocurrió Ezekiel. Gabardina larga, sombrero y pelo blanco... la verdad es que me pega. Lo que no casa es verlo en la cárcel cuando no tiene relación con los villanos aunque sería genial meter el tema del poder totémico que tan genial resultó en la etapa de Straczynski.
Para concluir, es una película que se deja ver por los fans de este tipo de cine. Como adaptación no está mal y, para mi, supone una mejoría del concepto del personaje respecto de la saga anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario