6 may. 2011

Crítica a Game of Thrones 1x03


En este tercer episodio de Game of Thrones/Juego de Tronos no encontramos tanta acción como en capítulos anteriores, pero sí que conocemos un poco más a los personajes. En este sentido, me ha gustado mucho cómo se retrata la relación de Cersei (Lena Headey) con Joffrey (Jack Gleeson) así como la de Ned Stark (Sean Bean) con sus hijas, donde saca su lado más tierno.

Otro aspecto interesante es la manera en que los guionistas presentan a Jaime Lannister (Nickolaj Coster-Waldau), mucho menos arrogante y más dignificado que en el primer libro de la saga. Desde luego, yo estoy encantada porque el personaje me gusta mucho.

Sin embargo, lo mejor del episodio ha sido la aparición de dos nuevos personajes: Petyr Baelish (Aidam Gillen), quien aparece exquisitamente caracterizado y Syrio Forel (Miltos Yeromelou), una joyita de la que prefiero no decir nada por si alguien no ha visto el episodio.

La única nota negativa al episodio está en el hurago de Jon Nieve, ¿alguien ha visto a Fantasma por ahí? Juega un papel importante junto a su amo en El Muro y estoy empezando a pensar que se lo dejó en Invernalia.

Aquí os dejo un pequeño adelanto del siguiente capítulo: 1x04 "Cripples, Bastards and Broken Things"



3 comentarios:

  1. Coincido en todo. Capítulo con menos acción pero necesario. Introducción de nuevos personajes, como siempre, muy bien caracterizados.

    La escena final de Arya con el maestro de espadas es genial, me encanta!

    Y lo más importante ¿Dónde está Fantasma?

    ResponderEliminar
  2. creo que esta serie tiene demasiado "sexo bruto" y que si la serie no tuviera tanto sexo ganaría más audencia; la verdad es que en el capitulo 3 no hay tanta cama, todo hay que decirlo

    ResponderEliminar
  3. No te voy a negar que hay escenas impactantes (las de Daenerys con Drogo son muy explícitas, por ejemplo), pero estas no son solo marca de la HBO sino también de los libros, donde se intenta retratar con realismo y sin tapujos cualquier suceso.

    ResponderEliminar